miércoles, 20 de junio de 2012

Yo no soy aquel.


Tantas veces se me ha dicho que no encajo en este mundo,
que no existe el engranaje donde pueda yo embonar.
Pues yo escucho el silencio y observo el vacío.
No me postro ante la gente. No esclavizo al más débil.
No predico que es mejor ser bello que llevar inteligencia.
Avanzo por un camino que no va en línea recta
alzando hoy la voz contra el injusto.
Yo no vendo mi alma al mejor postor,
ni me encierro en mí mismo.
Cuando ya no hay salvación
no adoro a un falso Dios.
No me miro en los otros ni busco la aprobación
de aquellos que se hacen llamar "cultos".
La noche es mi compañera, la luna mi amante.
No abro oídos a las voces que a las masas idiotizan,
que buscan la sumisión de sus espíritus.
No sucumbo a las modas.
No voy de puerta en puerta buscando adeptos.
No pido que se me siga, no necesito de nadie más,
solo de mis propias fuerzas.
No vivo en el corazón de miles,
pero sí en el corazón de los mejores.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1206191831136