viernes, 13 de enero de 2012

Vivir sin ti.


Argumentos colocaste sobre la mesa:
Que no te entendía, dijiste,
que éramos agua y aceite,
que eras norte y yo era sur,
que todo fue un error.

Me pediste que te olvide,
que me alejara de ti.
Mas no será tan fácil:
no es posible caminar
en contra del destino,
no se puede arrancar
del corazón la fe.

Desde tu ausencia mi alma es muda,
mis brazos solo miedos acunan,
las lágrimas hacen fila
al borde de mis pupilas
y mi cuerpo solo exhala el dolor
de saberte a mí negada.

Si tú no estás conmigo no respiro,
no siento... no asimilo:
¡Qué difícil es vivir sin ti!




© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

0 comentarios: