lunes, 16 de enero de 2012

Su sonrisa disfrazaba...

Su sonrisa disfrazaba
lo que sus ojos decían.
Sus labios la traición
con un beso sellaban.

Su voz el viento confundía
con el trinar de las aves.
Sus pupilas se me hundían
en la mente cual cristales;

como la espada al rendido
clavaba en mí su mirada,
sus dedos sobre mi espalda
cortaban cual mil cuchillos.

La traición era el lenguaje
que su cuerpo conocía,
el engaño la razón
que encendía su corazón.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

1 comentarios:

Ciirce dijo...

Es hermoso.

Me deja sin palabras.

Gracias por compartirlo.