jueves, 26 de enero de 2012

Parte de mí.


Le miro a través de la ventana
cual rocío que viene y viste
el pasto en las madrugadas.
En un eco, en un susurro,
incluso en mi propia voz,
cuando vuelven las palabras al viento,
entre suspiros y exhalaciones,
me es posible escucharle.
Le veo en el reflejo que se forma
con cada gota de lluvia,
en el polvo que arrastra
la ventisca en su partida.
Admiro copias de su garbo
en el danzar de las hojas.
Le siento justo a mi lado,
aun cuando no está presente,
como si una parte de mí
en ella se encontrara,
como si yo fuera incompleto
cuando no está aquí.
Ahora comprendo
que razón alguna había
al decir que las mujeres
fueron, todas ellas, hechas
de una costilla;
pues ella de alguna de las mías
de seguro ha sido hecha.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1201100884234

0 comentarios: