domingo, 22 de enero de 2012

En ti, por ti.


Hoy quiero decirte
que tú eres la flor más bella, 
la estrella más brillante
en todo el firmamento.
Que justo en el momento 
en que coloco la cabeza
en mi almohada,
tú, eres lo primero 
que a mi recuerdo llega,
que cuando se hace el día
es porque ya has abierto
tus lindos ojitos;
si el viento con dulzura sopla 
es por un suspiro que has exhalado;
si el cielo de grises se viste y nubla
es por la tristeza de una lágrima
que en tu corazón habrá nacido.
Que si el Sol brilla intensamente
es porque en él
tu sonrisa se refleja.
Si en cada noche 
nace la Luna 
es para poder 
tu belleza alabar... 
Que al mirarte 
los luceros en la aurora 
giran, gritan, corren, cantan 
y algunos de ellos bajan 
y anidan en tu cabello, 
muchos otros se conforman 
con solo poder ser 
en las noches tu arrullo... 
Y la razón es porque
todo lo bueno y bello
de este mundo 
sólo en ti y por ti nace:
¡Eres maravilla, eres realidad,
eres mi Deidad, 
mi Niña hermosa!



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.