sábado, 28 de enero de 2012

Sobre su cuerpo...


Sobre su cuerpo desnudo
flotan todos y cada uno
de mis besos. Su piel
llena el vacío de mi ser.

Cual calígine nocturna,
entre anhelos camuflada,
desciende sobre este cuerpo
de su amor fresco rocío.

Grabadas sobre mi pecho
las siluetas de sus manos,
cicatrices del deseo
que en ella he apagado.

Delgada sombra de espiga,
entrando por mi pupila,
en mi corazón se enreda
haciendo en mí su guarida.

La humedad de sus ganas
destila por mis entrañas.
Sobre barcazas de alma
navega aguas corporales.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.  
Safe Creative #1201280984168



viernes, 27 de enero de 2012

Sabes...


Sabes que te amo solo a ti,
que no hay nada más sagrado para mí
que el amor que te doy
con cada confesión.

Que cada día lejos de ti
solo vivo en el dolor
de no tener más tu sabor,
que cada noche que se extingue,
entre el eco de tu adiós,
es en mí el más cruel castigo.

Sabes que en mi pecho ya no hay pasión,
que ya no sé ni quién soy
cuando todo se va hundiendo
en el vacío de vivir sin tu cariño.

Que en mi alma no hay más calor,
solo esta triste ocasión,
por la que mis lágrimas al caer,
en su fila a lo desconocido de no ser,
asfixiando a mis anhelos,
devoran el aire a mi alrededor...

Sabes que jamás encontraré el consuelo
a la amargura que llevo en el corazón,
pues ahora me he perdido
en un mundo de tristezas y agonías,
mas aún te recuerdo
en cada una de mis fantasías...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

jueves, 26 de enero de 2012

Parte de mí.


Le miro a través de la ventana
cual rocío que viene y viste
el pasto en las madrugadas.
En un eco, en un susurro,
incluso en mi propia voz,
cuando vuelven las palabras al viento,
entre suspiros y exhalaciones,
me es posible escucharle.
Le veo en el reflejo que se forma
con cada gota de lluvia,
en el polvo que arrastra
la ventisca en su partida.
Admiro copias de su garbo
en el danzar de las hojas.
Le siento justo a mi lado,
aun cuando no está presente,
como si una parte de mí
en ella se encontrara,
como si yo fuera incompleto
cuando no está aquí.
Ahora comprendo
que razón alguna había
al decir que las mujeres
fueron, todas ellas, hechas
de una costilla;
pues ella de alguna de las mías
de seguro ha sido hecha.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1201100884234

miércoles, 25 de enero de 2012

Trozos de papel.


I
Trozos de papel,
cual espinas de rosa,
graban sobre su piel
el amargo sin sabor
de esa duda dolorosa
de saber qué es el amor.

II
Trozos de papel
de un amor por siempre fiel,
en plegaria a ser feliz,
quien a golpe de caricia
borra todo lo gris
de la ominosa injusticia.

III
Trozos de papel,
empapados de crueldad
y amargo sabor a hiel
por la triste realidad
de saber que aunque lo pida
no estará más en su vida...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

lunes, 23 de enero de 2012

Su espera.


Guardó en sus bolsillos
fragmentos de la luna,
en sus memorias salobres
el rumor de su mirada.

Le miró en silencio,
no atinaba qué decirle.

A la sombra de sus ojos
su esperanza germinaba.
Sus cabellos de amapolas
sus sentidos extasiaban.

Con los labios empapados
de silencios y dialectos desconocidos
todo a ella decía,
aun con los ojos cerrados
siempre le reconocía.

Efebo de mil auroras,
caballero silente,
quien aun sabiéndole negada,
nunca desistió en sus ansías.

Y hoy postrado ante las horas
que ha invertido en su espera:
se sacude los ocasos
y le toma en su abrazo.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

domingo, 22 de enero de 2012

En ti, por ti.


Hoy quiero decirte
que tú eres la flor más bella, 
la estrella más brillante
en todo el firmamento.
Que justo en el momento 
en que coloco la cabeza
en mi almohada,
tú, eres lo primero 
que a mi recuerdo llega,
que cuando se hace el día
es porque ya has abierto
tus lindos ojitos;
si el viento con dulzura sopla 
es por un suspiro que has exhalado;
si el cielo de grises se viste y nubla
es por la tristeza de una lágrima
que en tu corazón habrá nacido.
Que si el Sol brilla intensamente
es porque en él
tu sonrisa se refleja.
Si en cada noche 
nace la Luna 
es para poder 
tu belleza alabar... 
Que al mirarte 
los luceros en la aurora 
giran, gritan, corren, cantan 
y algunos de ellos bajan 
y anidan en tu cabello, 
muchos otros se conforman 
con solo poder ser 
en las noches tu arrullo... 
Y la razón es porque
todo lo bueno y bello
de este mundo 
sólo en ti y por ti nace:
¡Eres maravilla, eres realidad,
eres mi Deidad, 
mi Niña hermosa!



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

sábado, 21 de enero de 2012

Princesa.


Por las noches, en mis sueños,
te respiro: sigilosa y peregrina...

Te veo en el balcón de mi mente
tan bella, tan hermosa, tan radiante…
pareces dulce Princesa,
con tu vestido de nardos,
zapatos de caracolas
y la luz de las luciérnagas
enmarcando tu silueta…

Tu cabello,
regado sobre tu espalda y tu cuello,
bañando tus tersos hombros:
desemboca en tus pechos.

La luz de tu mirada,
proyectada por tus ojos,
por esos ojos fijos,
tan profundos, seductores,
apaga hoy las tinieblas
de no tenerte a mi lado.

Van tus labios de grana ardiente, 
gajos del fuego del mismo sol,
provocando que me hunda en un mar 
de desconocidas sensaciones:
valor, ansiedad, amor, entrega total…


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1201210949984

jueves, 19 de enero de 2012

Desamor.


Un día más, un día menos...
¡Qué más da! Si lo paso alejado de ti.
Aún recuerdo los días en que paseamos, 
todo el cariño que te di,
los momentos que compartimos
y el dolor que al marcharte sentí.

Desde el momento en que de mi vida te alejaste
todo en mi mundo se vino abajo,
dolor, sufrimiento y amargura en mi corazón depositaste
y, a mí, en esclavo del dolor me transformaste.

La razón de mi existir contigo se marchó, 
la luz de mi alma y la fuerza de mi ser, 
la alegría de mis venas y el calor de mi cuerpo:
con tu adiós todo se acabó.

He muerto en vida.
Convertido en cenizas mi amor se ha quedado,
y palpitando en mi ser una angustia terrible
que consumiendo mi alma ¡se siente invencible!



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

lunes, 16 de enero de 2012

Su sonrisa disfrazaba...

Su sonrisa disfrazaba
lo que sus ojos decían.
Sus labios la traición
con un beso sellaban.

Su voz el viento confundía
con el trinar de las aves.
Sus pupilas se me hundían
en la mente cual cristales;

como la espada al rendido
clavaba en mí su mirada,
sus dedos sobre mi espalda
cortaban cual mil cuchillos.

La traición era el lenguaje
que su cuerpo conocía,
el engaño la razón
que encendía su corazón.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

viernes, 13 de enero de 2012

Vivir sin ti.


Argumentos colocaste sobre la mesa:
Que no te entendía, dijiste,
que éramos agua y aceite,
que eras norte y yo era sur,
que todo fue un error.

Me pediste que te olvide,
que me alejara de ti.
Mas no será tan fácil:
no es posible caminar
en contra del destino,
no se puede arrancar
del corazón la fe.

Desde tu ausencia mi alma es muda,
mis brazos solo miedos acunan,
las lágrimas hacen fila
al borde de mis pupilas
y mi cuerpo solo exhala el dolor
de saberte a mí negada.

Si tú no estás conmigo no respiro,
no siento... no asimilo:
¡Qué difícil es vivir sin ti!




© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

miércoles, 4 de enero de 2012

Te extraño.


Te extraño
en cada segundo que estoy viviendo,
con cada lágrima derramada,
 cada sueño inventando
y en todas esas memorias
que circundan mis desvelos.

Te extraño
cuando la noche muere
entre las auroras de la alborada
y cuando cada día irrumpe
con el rumor de tu mirada.

Te extraño
cuando el arco iris
pierde sus colores
y en todas esas veces 
que tú llamas
a mi mente por las noches.

Te extraño 
como se extraña
a cada luna llena,
como se extraña
a la vida misma.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1112160754149

domingo, 1 de enero de 2012

Capitalismo.


En mundo capitalista,
de nobleza en su esencia,
su virtud se tergiversa
en las manos de personas
que solo buscan riqueza:
Empresarios de la muerte,
lucrando el dolor ajeno
hunden países enteros
en la pobreza y el miedo.
Hinchan sus gordos bolsillos
a costa del hombre mismo.
Construyen su vasto imperio
sobre cimientos de sangre,
de miseria y sufrimiento.
Especulan con la vida
como mera mercancía.
No existe honor entre ellos,
no logran ver en el otro
ni a su hermano ni su prójimo,
solo pueden ver al próximo
que quiere usurpar su puesto...




© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.