lunes, 5 de diciembre de 2011

Amor eterno.


Amor eterno juramos,
entre tú y yo,
y ahora pienso hacerlo
también ante Dios:
rindiendo ante ti mi honor,
dispuesto a todo,
a entregarte cuanto soy
y en cada día amarte
como toda una vida.
Ver cada otoño
pasar a través de tus pupilas,
a las primaveras
esconderse en tus sonrisas,
todos los veranos
deslizarse en tu figura
y cada invierno
derretirse en tu cuerpo...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

1 comentarios:

Klauz dijo...

Exelente poema, utópico en el sentido que es eterno, pero quien no lo a hecho?? es meramente hermoso ponerlo en práctica aunque solo dure unos momentos. :)