sábado, 26 de noviembre de 2011

Llegaste tú.


En el efímero camino
que en esta vida yo he andado
escruté hondo en lo incierto de la noche,
oteé bajo el manto de la luz,
que se curva sobre el cielo,
buscando entre los escombros
de lo que solía ser un corazón
un rastro de aquello
que otrora le hizo palpitar.
Sobre el filo de la luna,
deshojando las estrellas,
cavilé largas horas, absorto, inmerso
en mis propios pensamientos,
bebiendo, de la copa del pasado,
los sorbos de añejas memorias.
Y esa mohína realidad
pensé la prisión de mi espíritu
por siempre sería,
mas queda y harto grácil,
sin preguntar
ni dejar asomo de duda,
a mi vida arribaste tú,
tú quien eres la que roza
la más clara perfección,
quien ostenta en su cuerpo
el océano de la noche,
donde bogan las estrellas
y se hunden mis miradas;
la que entrega en racimos
felicidad y alegrías,
y tala los negros pinos
donde anida la tristeza.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Pálidos recuerdos...


Pálidos recuerdos
de una vida que a pie
por el bulevar crucé
atando en cada esquina
un deseo que esperé
no terminara en el suelo.
Mis anhelos yo perdí
en tu blusa azul y grana,
siguiendo
la estela de tus pasos
hacia ningún lugar,
y hoy conmigo
solo va la soledad.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Palabras dormidas.
No. de registro: 03-2011-121611360400-14.
Todos los derechos reservados.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Ojos miel.


Mis pupilas hundidas
en sus ojos color miel
libando cada haz de vida
que escapa en su pestañear.

Mirada profunda,
ojos coquetos,
abanicos sus pestañas,
sus cejas un par de broches
de ornato otoñal.

De sus labios grana ardiente
son sus roces mis delirios,
esa rubia cabellera,
que de oro son espigas,
va vistiendo las montañas
que se erigen en su pecho.

Planeando más al sur
bajo el cielo de su vientre,
que une su sur y norte,
yace el fértil campo
donde germinan, sin prisa,
semillas de mi pasión.

Y avanzando al horizonte
se encuentra a paso elevado,
escondida entre sus muslos,
esa puerta que es guardiana
del camino al paraíso...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Deseos (Soneto).


Hoy deseas entregar sus poemas
al abrasador cobijo del fuego,
esperando así borrar los problemas
y todo el dolor de aquel triste "juego".
 
Olvidar por completo ya su nombre,
arrancar sus letras del corazón;
no ser más su juguete y ser el hombre
que camine de nuevo con tesón.

Borrar su vaho y caricias de tu piel,
mirar una vez más al cielo azul;
dejar su recuerdo de amarga hiel.

Bajo la sombra de un viejo abedul
dejar sus te quiero y amor infiel
enterrados por siempre en un baúl.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Una vida por amor...


Una vida por amor,
un amor para una vida;
una lágrima en el corazón,
un corazón por cada lágrima;
un pasado sin razón,
una razón sin pasado;
un mundo hoy sin color,
un color para su mundo;
una muerte en soledad,
la soledad de su muerte
presente en su realidad,
realidad de su presente.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Siempre.


Siempre de ti,
como a la verdad es la razón,
como el Sol siempre da calor:
así soy de ti…

Siempre voy a amarte,
como la Tierra siempre ha de girar,
como los cometas en su eterno vagar:
así voy a amarte…

Eternamente te perteneceré,
como a los mares los peces pertenecen,
como los montes se visten de verde:
así de ti siempre seré…

Eterno enamorado de ti,
como la Luna se refleja en los océanos,
como en ellos navegan los sueños:
así de ti, enamorado sin fin…


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.