martes, 11 de octubre de 2011

Su ausencia.


En donde sus manos claman su esencia
el labio taciturno de su pecho
yace ante el eco de su adiós maltrecho:
presa del abandono y la creencia.

Donde el terror impío de su ausencia
va hiriendo su alma cual crueles saetas;
las plumas, en llanto, de los poetas
bramando reclaman hoy su presencia.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.


Este poema lo publiqué en Poemas del alma el día 11 de octubre de 2011.
Si desean visitar la entrada en dicho foro les dejo el enlace.

1 comentarios:

Halloween dijo...

Precioso,...
"las plumas,en llanto,de los poetas
bramando reclaman hoy su presencia"
Eres un Poeta de Verdad...
no se...
ojala y lleguemos a ser amigos
y gracias por tus palabras.