domingo, 2 de octubre de 2011

En el horizonte que se curva...


En el horizonte que se curva
ante el dejo de su ausencia
y en el cielo que se entinta,
al morir el Sol, de grana:
los girasoles se esconden,
las luciérnagas se apagan,
se encienden las decepciones
y los cisnes muertos yacen
sobre estanques de traiciones.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

1 comentarios:

Halloween dijo...

Melancolicamente violento...
me encanta.
Gracias a ti,tu Blog resulta Inspirador.
Un saludo.