domingo, 30 de octubre de 2011

Presagio.


En el estío musita al viento
el murmullo de una voz
confundida, cual ola
que a la playa viene
próxima a callar,
rompiendo contra mi oído
anuncia el rumor
de tu existencia.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Noche sin ella.


Esas largas madrugadas
en que asomo a mi balcón,
la brisa, impregnada
con su dulce aroma,
desliza sobre mi cara
e incrusta en mis mejillas.
El silencio de las auroras,
el eco de las estrellas,
el tenue resplandor de la Luna,
reflejado en el espejo
de la noche;
los grillos silenciados
y el murmullo de su adiós:
avivan a mis memorias.
Esperando su regreso
enciendo un cigarrillo
y como a él
fumo su recuerdo;
como agua de arroyo
bebo sus ausencias,
y cual fruta madura
devoro sus pecados…


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

martes, 25 de octubre de 2011

Encuentro.


Tomaré tu cuerpo
por rehén de mi vehemencia.
Recorreré cada molécula de ti;
cada espacio en tu ser:
comenzando por tus labios,
impregnando los míos con tu savia,
uniéndolos: peleando nuestras lenguas,
juntas, arrolladas, ferozmente,
en una pasión incontenible.
Con mis manos por tu espalda
te desprendo de tu ropa.
Mi aliento sobre tu cara,
mi respiración, lenta y pausada,
por tu cuello se desliza
susurrando mil "te quiero".
Desnudo tu alma con los ojos de la mía.
Grabadas en tus pupilas
descifro esas palabras que tanto he anhelado:
"¡Tómame! ¡Soy tuya...!"
Ya sobre tu pecho,
mis latidos se aceleran,
mi tacto tiembla al posarse
sobre tus senos desnudos.
Mis manos ansiosas,
se enredan en tus caderas,
te aprisionan más y más cerca de mí.
No hay escape. Sé bien que no lo deseas.
Sobre ti: mis dedos buscan senderos a tu vientre,
vuelan mis ansias y en tu ombligo se anidan.
Nos perdemos, nos fundimos en suspiros...
en sudor... en pasiones... en seducción…


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

lunes, 24 de octubre de 2011

Volver.


Tu mundo, en un dos por tres,
ha quedado ya al revés
y todo cuanto hoy tú ves
es solo un esbozo cruel
de lo que solía ser.

Mas tal como en primavera
tantos campos reverdecen,
así será en nuestra vida
que ilusiones nos regresen
a ese instante en tu mirada
donde se perdía el cielo
y tu fulgente sonrisa
por completo socavaba
a la tristeza y el miedo.

Regresar a ese momento
donde no estábamos locos,
cuando sueños y deseos
culminabas con tus besos.

A ese tiempo volveremos,
Nena, tenlo por seguro.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

jueves, 20 de octubre de 2011

Luna de otoño (Haiku).


Luna de otoño,
inspiración del bardo.
Sol de la noche.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

lunes, 17 de octubre de 2011

Cuántas veces.


Cuántas veces deshojé mis sueños
por la mujer que ofrecía
ramilletes de ilusiones.

Cuántas veces dejé mis anhelos
por cumplir las alegrías
de quien no me daba opciones.

Cuántas veces bajé las estrellas
y la Luna confundida
a quien no lo merecía.

Cuántas veces soporté las penas
de las lágrimas ajenas
que en mi corazón caían.

Cuántas veces expiró en su oído
el susurro que entregaba
con el sigilo del viento.

Cuántas veces escribí en sus ojos
las palabras que sangraba
para ella con cada verso.

Cuántas veces yo la amé en silencio,
cuántas no lo hizo ella.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

domingo, 16 de octubre de 2011

Niño (Senryū).


Niño con alas,
torbellino sin calma:
madre apurada.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.



Este poema lo publiqué anteriormente en Poemas del alma el día 13 de octubre de 2011.
Si desean visitar la entrada en dicho foro les dejo el enlace.

sábado, 15 de octubre de 2011

Me faltas tú.


Tú que habitas
en el fondo
de mis sentimientos,
que explicas
con un solo suspiro
todos los momentos
de felicidad y arrebato.

Esperar tu regreso cada día
es, en mí, una lenta agonía
y el recuerdo constante
de no saberte conmigo
se cimbra en mi mente
y no me deja un segundo...

Lucho incesante
por a mi lado mantenerte,
y para mi historia
seas el infierno y la gloria,
lo bueno y lo malo,
la vida y la muerte.
Convertirte en mi mundo
solo tú lo has conseguido,

Me has mostrado la diferencia
entre el amor y la creencia,
dándole valor a una caricia
y con el color de tu sonrisa
luz a mi existencia...

Tanto trato de decirte
con tan poco;
trato de amarte
incluso contra el tiempo...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.


Este poema lo publiqué anteriormente en Poemas del alma el día 12 de octubre de 2011.
Si desean visitar la entrada en dicho foro les dejo el enlace.

martes, 11 de octubre de 2011

Su ausencia.


En donde sus manos claman su esencia
el labio taciturno de su pecho
yace ante el eco de su adiós maltrecho:
presa del abandono y la creencia.

Donde el terror impío de su ausencia
va hiriendo su alma cual crueles saetas;
las plumas, en llanto, de los poetas
bramando reclaman hoy su presencia.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.


Este poema lo publiqué en Poemas del alma el día 11 de octubre de 2011.
Si desean visitar la entrada en dicho foro les dejo el enlace.

lunes, 10 de octubre de 2011

Palabras.


Eres mi Princesa, musitan las flores,
auroras salobres te hacen reverencias.
Mis ansias te pintan en mis fantasías.
He soñado contigo en mundos de amapolas,
purpúreas estrellas, caricias desnudas…

Despacio te quiero tomar en mis manos,
te quiero, en silencio, beber con los labios.
Me gustas, Morena, me gustas serena;
me gusta perderme en tu pelo de noche.
Quisiera besarte descalza en la Luna,
desnuda en la playa: tu cuerpo es espuma,
mi tacto es el mar.

Deseo estar contigo, no importa el camino:
sean valles, montañas, sean lagos o ríos,
el sol o el espacio, el hades, los campos elíseos...
Si tengo un hado sé que ése eres tú.

Rogaré a mis fuerzas ser digno de ti,
cumplir tus anhelos, vencer tus temores,
velarte en tus sueños, dedicar mi vida a hacerte feliz.
En forma de luceros trocitos de mi alma,
mi ser y mi esencia dejar en la tuya.

Descuelgan de mi lengua, en hilos de plata,
dos tenues murmullos, luchan contra el viento,
alcanzan tu oído diciendo un "te amo".

Me rindo a tu figura, me rindo a tu aroma,
a tus sentimientos, tu grado de mujer…
Te envuelvo en mis brazos, te acerco a mi pecho.
Tu mirada esquiva a la mía que la busca,
tu boca y mi boca -casuales encuentros-.
La voz me traiciona, escapan las palabras…


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.


Este poema lo publiqué en Poemas del alma el día 10 de octubre de 2011.
Si desean visitar la entrada en dicho foro les dejo el enlace.
http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-136729

miércoles, 5 de octubre de 2011

El color de los anhelos...


El color de los anhelos
en tu mirada ha tornado,
el misterio de la mar
ha anidado en tu cabello,

el canela de la tierra
barniza tu piel de arcilla,
el  perfume de las flores
exhalado por tu aliento.

De fragmentos de la Luna
se encuentran hechos tus ojos,
manzanas y caramelos
incrustan tus labios rojos.

De rocío y blanca espuma
se han tejido ya tus manos.
Entre pétalos y polen
emergen tus suaves pechos,

algodón y piel tisú
envuelven tu terso vientre,
de corolas se han forjado
tus piernas y tus tobillos.

Tus pies marcan el camino
donde van los corazones…
Tu cuerpo de noche y bruma
de mí mismo es el destino.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

domingo, 2 de octubre de 2011

En el horizonte que se curva...


En el horizonte que se curva
ante el dejo de su ausencia
y en el cielo que se entinta,
al morir el Sol, de grana:
los girasoles se esconden,
las luciérnagas se apagan,
se encienden las decepciones
y los cisnes muertos yacen
sobre estanques de traiciones.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.