sábado, 17 de septiembre de 2011

Cuando ya no estás aquí...


Cuando ya no estás aquí
mi mundo se torna gris,
sin el eco de tu voz
esta alma se parte en dos.

Cuando el mar se entinta negro
este llanto roza el cielo.
Se transforma tu silencio
en adiós por tu desprecio.

En ese instante comprendo
que hasta la calma hoy pierdo
cuando el viento aleja,
de mi ser que tanto aqueja,
la belleza de tu alma,
tus caricias de mi piel
y el sabor a dulce miel
que tus labios dan con besos.

Estrechando entre mis brazos
cada uno de tus anhelos
y llevando hasta mi pecho
tu celoso pensamiento
es que siento en mis adentros
la razón de tus caprichos,
concibiendo que sin ti
simplemente ya no puedo.




© Marco A. Ramírez A.

De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

7 comentarios:

CONNY dijo...

Me encanto tu poema amigo, es muy triste cuando la soledad invade nuestro espacio. Un beso

Ra Sol. dijo...

Como todos tus poemas, excelente amigo Marco.
Sin ese eco, sin esa voz pero con el alma..
Enteramente entregado a ella...



Rafael D

Anónimo dijo...

he leido todos tus poemas y no puedo mas que felicitarte por esa forma tan bella que tienes de escribir

J.ORS,H. dijo...

Saludos Marco. Gracias por tu comentario en mi blog.
Me resulta muy bello y grato este poema, pero me entristece un poco que tu poesía siga aferrada a la añoranza del amor que se fue…
Te mando un fuerte abrazo y mis mejores deseos.
Cordialmente; Julio.

Gothic Embrace dijo...

Cuando se pierde a esa persona que se ha amado unicamente, su ausencia hace que tu corazon desespere incesantemente, cuando el dolor invade y la necesidad de amor te estanca, los dias parecen sombrios:: me encanta, me siento plenamente identificada:: porque he presenciado esa sensacion cuando las posibilidades son pocas de transformar ese momento gris que agobia en algo que te complemente.: saludos mi amigo::

Ingrid dijo...

Hola Marcos me ha gustado tu blog, volveré.

Saludos.

Ingrid (Yahoo R)

Anónimo dijo...

Amigo!

Escribes muy bonito.
Te felicito!

Graciela Luján