martes, 16 de agosto de 2011

Caricias desnudas.




Desprenderte de tu ropa poco a poco,
explorando cada rincón de tu cuerpo,
con mis manos hurgando
y la mirada a tu alma desnudando,
mis labios cruzando tus poros
 y mis ganas humedeciendo tus ansias.

Acercarte hasta mí
y que el calor de mi ser 
se enrede entre el tuyo,
y el aroma de tu piel
con el mío se mezcle.

Besar con vehemencia de tu frente a tus pies:
en tu ombligo acallar a todas mis decepciones
y debajo de tu vientre alimentar todas mis pasiones...

Tú gritando a mi oído tantas cosas de amor,
tu voz salpicando cada uno de mis sentidos:
atrapando así mi mente, segando a la impaciencia,
avivando los deseos...

Nuestros cuerpos danzando:
se entrelazan las piernas,
los labios se funden,
las miradas se pierden,
las manos descargan...

Mi lengua sobre tus senos
reclamando va tu savia.
Me aprietas contra tu pecho, me pides no pare,
imploras te tome y te muestre el cielo.
Te digo que no hay otra cosa que desee hacer.

Mi sexo te busca, como una espada a la roca
atraviesa el umbral que se esconde entre tus muslos.
Te sientes vencer por el éxtasis de este momento.
Mi esencia en tus entrañas... tus uñas sobre mi espalda
deslizan, desgarran... se empapan de amor.

Unidos los dos, dejamos de serlo
y nos fundimos en uno solo.
En una noche sin sueño...




© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: El silencio de mi voz.
No. de registro: 03-2011-112212335300-14
Todos los derechos reservados.

2 comentarios:

CONNY dijo...

Que puedo decirte.....bello y apasionado poema, todos tus poemas tienen ese toque sensual que enerva los sentidos.

Un beso

Priscila ♥ dijo...

¡Cuanta pasión! Me encanta :)