domingo, 1 de mayo de 2011

Desde la alborada que anida en mis pupilas...


Desde la alborada que anida en mis pupilas
hasta el ocaso que termina con mis días
son tus memorias lo que aviva mis temores.
Y en cada paso de este eterno caminar,
cada luna llena que miro terminar,
cada vez que de mi voz se escapa un susurro,
vestido con los ropajes de un “te extraño”,
luchando contra el viento para alcanzar tu oído
y cercando a este corazón con tu recuerdo,
comprendo que sin ti, simplemente no puedo.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

(`*•.¸ •๋● Àńĭ •๋●¸.•*´) dijo...

Marcos,Muy buen poema, me llamo mucho la atencion la imagen.
Tengo un poco abandonado tu blog, aunque siempre te leo xD

Me encanto el poema.
Cuidate

juanca dijo...

Creo que eso es amar... el querer y necesitar mas que lo físico, es volverte adicto a la esencia de esa criatura que hay veces que nos saca canas verdes, celos, enojos, corajes, pero ver esos ojos, ver la sonrisa, ver salir de su boca un "te amo"... mata todo lo demás... por eso y por otro... Arriba las mujeres.

quimeras dijo...

cómo duele extrañar!

Gothic Embrace dijo...

Amigo!! que bonito su escrito!! un amor estable, quien no desearia un amor asi un amor que no sea momentaneo que facilite decir ... te extraño... sin miedo a nada.. a jugarsela con todo cuando dice luchando contra el viento para alcanzar tu oido. Escribes cada vez mejor, cada vez haces que me identifique con tus poemas como lo haces? como adivinas la forma en que me siento?.. no te me desaparescas mucho Marcos extraño leerte.. pasala muy bien..


un abrazote...