martes, 31 de mayo de 2011

Carta I: Amor eterno.


Carta de una enamorada a su amor…


Yo no quiero amor eterno,

solo uno que sea duradero,

no quiero poemas, no quiero regalos,

quiero ver tus ojos, poder admirarlos;

no quiero canciones, chocolates ni rosas,

solo quiero de tu aliento suaves brisas.


Amor por siempre no me jures,

que nunca me fallarás, no lo menciones,

pues yo no quiero promesas,

quiero me regales tus vivencias,

que enciendas mis noches frías

y a mí completo te entregues día a día...


Vivir en este momento

lo mejor de nuestro amor,

sentir como emerge la pasión

por los poros de tu cuerpo,

y en nuestro furtivo encuentro

tomar todo de ti, incluso lo prohibido.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

sábado, 28 de mayo de 2011

Amantes.


Él, ataviado en su traje,
vagando entre girasoles
con la noche se confunde.
Un par de ojos profundos,
en su rostro cincelados,
un abismo en su mirada
y a su lado las veredas,
un andar quedo y sereno
y su voz cual mil tornados
que aleja incluso recuerdos.

Ella, etérea como el tiempo,
callada e inmensa como el cielo,
envuelta en nubes de caracoles
y en su vestido de seda:
se desliza entre la noche
y hace luz al horizonte.
Erigiéndose en su pecho
un par de senos blancos,
al tocarlos se encienden
como un millón de luceros.

Sus blancas colinas y sus muslos:
el camino que él ha de explorar,
la llama que en sus entrañas
arde como el mismo infierno
incitándolo a pecar.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

viernes, 27 de mayo de 2011

Oteo el fondo de tu alma...


Oteo el fondo de tu alma,
callo para tu sueño no perturbar.
Esculpo tu silueta con el decoro de mis ojos;
insondable es tu cuerpo, reflejo de deseos
que ningún mortal ha podido jamás soñar...

Y en el silencio de tus senos
el estruendo se hace murmullo.
En lo profundo de tu vientre
una cigüeña hace nido;
y al sigilo de tu ombligo
lo capturo en mi mirada.

Entre mis brazos apreso
el vaivén de tus caderas,
que silentes y empapadas
del perfume de tus ansias,
de mí tratan de escapar 
como pájaros en vuelo...
Esta noche he de andar 
el camino en tu pecado
que celoso es resguardado
entre tus muslos canela.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Perdón.


Tal y como aquel viento que en otoño
sus hojas derribó vuelve en primavera
y le ciñe con amor, así a tu espera
llego yo, yo, quien en tiempos pasados
dejé todos tus sueños desabrigados,
hiriendo así tu alma, cubriendo de agravios
y rasgando con mentiras tu confianza;
mas regreso con el corazón en la mano,
un te amo colgando en los labios
y un perdón que mi alma con fervor
a la tuya hoy implora.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

jueves, 19 de mayo de 2011

Seré tu Príncipe y tú mi Princesa.


Desde hoy seré tu Príncipe
para así poder rescatarte
de las garras de dragones,
escalar las más altas torres
solo para un beso robarte,
pero no cualquier beso
sino uno de amor eterno,
y lograr darte con mi esfuerzo
un amor que sea duradero.

Mas si un día tú te pierdes
en bosques de falsedades,
ten por seguro mi Princesa
que aun si la niebla es espesa
yo siempre te encontraré,
pues aunque mis ojos fallen,
con tu amor y devoción,
tú, guiarás a este corazón...

Y con mi sangre y mi pasión
escribiré para los dos
una historia con un final
de amor para la eternidad.

Seré tu Príncipe... y tú mi Princesa.




© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

Tú.


Ya estoy harto
de fingir ante la gente
que más no te necesito,
cansado de creer
más en mi mente
que en cada noche
no te siento ausente...

Pues francamente
no sé cómo sucedió
ni qué fue lo que ocurrió:
En un día te quería
y al otro ya te amaba,
una noche te soñaba
y en la otra te deseaba.




© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Te veo en esa penumbra triste...


Te veo en esa penumbra triste, triste
te veo, mas no te puedo alcanzar.
Me visto de grises matices
porque te fallé, no te pude ayudar.

Te veo vagar bajo el fúnebre crespón,
escucho los gritos que da tu corazón
y todos los lamentos que brotan de tu interior.

No soporto ver más tu carita en llanto,
no, no me resigno a tu dolor en canto.

Hoy yo sacaré de ti todo ese padecer,
si es necesario en mí lo colocaré,
pues prefiero mil veces mi llanto yo sufrir,
que ver sobre tu alma otra sombra gris.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

viernes, 13 de mayo de 2011

Mi amor te toca.


¿Cómo te puedo explicar que tú eres la mujer más perfecta para mí?

Pues no hay un solo día que no sepa que me he vuelto a enamorar de ti, que todos mis sentimientos y mi amor son cada vez más grandes, tanto así que para este momento no me caben en el pecho ni en el cuerpo entero.

Tú, mi musa de porcelana, te amo de una manera tal que yo sé que mi amor te toca y cada noche te arrulla, en tus sueños se anida y por las mañanas te despierta… que si hace calor se convierte en una brisa que acaricia tu cuerpo y tu cara… besa tus labios y juguetea con tu cabello y si hace frío, mi amor, se acomoda entre tu piel y calienta tus deseos, pensamientos, anhelos e ilusiones.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

lunes, 9 de mayo de 2011

Su recuerdo.


Aquella noche constelada
sus labios profirieron
palabras que nunca olvidaré:
“Eres mío y yo soy tuya
hasta el final de los tiempos.”
Mas ahora, solo, embebido
en memorias ya caducas,
en pensamientos pasados de moda
y en mis viejos libros de poemas,
pregunto para mí:
-¿Qué ha sido de esas palabras?,
¿acaso han marchado 
por la senda de la noche...?,
¿o han perdido el sentido
al hundirse en la penumbra
de su ausencia?

En el momento en que se apagan las estrellas
y se encienden las luciérnagas,
que el viento arrastra,
sobre el cielo eterno,
todas mis tristes memorias
arrancando así, de este corazón,
todo rastro de su amor.
Es en ese instante
que algo interfiere con mis pensamientos;
y no atino a descifrar si es su recuerdo
o es este hórrido susurro,
hórrido y hondo susurro,
que a lo lejos reclama ya su nombre.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

domingo, 1 de mayo de 2011

Desde la alborada que anida en mis pupilas...


Desde la alborada que anida en mis pupilas
hasta el ocaso que termina con mis días
son tus memorias lo que aviva mis temores.
Y en cada paso de este eterno caminar,
cada luna llena que miro terminar,
cada vez que de mi voz se escapa un susurro,
vestido con los ropajes de un “te extraño”,
luchando contra el viento para alcanzar tu oído
y cercando a este corazón con tu recuerdo,
comprendo que sin ti, simplemente no puedo.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.