jueves, 10 de noviembre de 2011

Ojos miel.


Mis pupilas hundidas
en sus ojos color miel
libando cada haz de vida
que escapa en su pestañear.

Mirada profunda,
ojos coquetos,
abanicos sus pestañas,
sus cejas un par de broches
de ornato otoñal.

De sus labios grana ardiente
son sus roces mis delirios,
esa rubia cabellera,
que de oro son espigas,
va vistiendo las montañas
que se erigen en su pecho.

Planeando más al sur
bajo el cielo de su vientre,
que une su sur y norte,
yace el fértil campo
donde germinan, sin prisa,
semillas de mi pasión.

Y avanzando al horizonte
se encuentra a paso elevado,
escondida entre sus muslos,
esa puerta que es guardiana
del camino al paraíso...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Poemas de un no poeta.
No. de registro: 03-2011-062412075800-14
Todos los derechos reservados.

4 comentarios:

juanca dijo...

Excelente, candente y sobre todo que rico poema acabas de escribir!... No cabe duda que el cuerpo de la mujer es nuestro mas grande lienzo y su piel el mejor estribo donde el hombre pueda escribir, pintar y por que no acariciar la perfección femenina.

Endless Love dijo...

Sensuales, bellas imágenes, semillas de pasión entre tus versos. Que gusto leerte. He llegado a este blog de casualidad y me ha encantado. Yo estoy comenzando el mío.
Un beso desde Colombia, me gustaría seguirte y estar atenta a tus actualizaciones.

CONNY dijo...

Bello tu poema Marco, siempre tienes esa inspiracion que te da el amor. Un beso

Ciirce dijo...

Hermoso de verdad, es todo un placer leerte ...

wooow !!