martes, 2 de noviembre de 2010

No hay día.


No hay día que pase
sin que por ti empiece,
sin que pronuncie tu nombre,
sin que de ti tenga hambre;

no hay día que pase
sin que tu voz me arrulle,
sin que busque tu mirada
cada mustia madrugada;

no hay día que pase
sin que tus labios yo bese,
sin que tu cuerpo anhele
y de tu alma me adueñe;

pero sobre todo...

no hay día que termine
sin que de ti me enamore.



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Escritos, poemas y versos.
No. de registro: 03-2011-020810375700-01
Todos los derechos reservados.

0 comentarios: