lunes, 29 de noviembre de 2010

Al caer la noche.


Al caer el chal de oscuridad
sobre los cielos azules,
al apagarse el manantial
de luz por los atardeceres,

al encenderse las estrellas
danzas por mi mente, sigilosa
te respiro: bella, peligrosa...
sensual, amante... peregrina…

Vas llegando a mis desvelos,
no preguntas, no me importa
que no lo hagas... No hay salida,
sabes bien que no la quiero.

En el amor que nos espera
un te quiero se desnuda,
en la curva de tus labios
más pequeño se hace el mundo...

De tu boca se desliza,
con tus besos, un te amo,
por tu cuerpo aterrizan,
poco a poco, ya mis manos;

tus caricias se transforman
en pequeñas mariposas,
recorriendo mis entrañas
en mi alma se anidan…

Cómplices de la alborada,
no interesa el mañana,
sólo importa este momento,
nuestro ahora, nuestro tiempo…



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Escritos, poemas y versos.
No. de registro: 03-2011-020810375700-01
Todos los derechos reservados.

0 comentarios: