miércoles, 13 de octubre de 2010

Mi alma es tuya para siempre.


Mi alma no tiene fecha de caducidad 

y no se puede devolver,

una vez a ti entera la entregué

y sólo una condición hubo

al momento de hacerlo:

«Corazón, ya no la quiero de regreso,

si algún día de ella te cansas,

no intentes a mí devolverla;

ella a ti ya te ha elegido, 

me lo ha dicho en secreto:

"Si no es con ella, con nadie será,

el día que diga que más no me quiere,

ese día me desvanezco,

pues por ella es que yo soy eternidad"».

Ya lo sabes, Amor mío,

mi alma es tuya para siempre, 

ya lo hemos decidido, 

seremos contigo eternidad 

o sin ti nos desvaneceremos

en la inmensa soledad, 

en la larga e infinita oscuridad...



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Escritos, poemas y versos.
No. de registro: 03-2011-020810375700-01
Todos los derechos reservados.

0 comentarios: