martes, 28 de septiembre de 2010

Cuando te conocí.


Cuando te conocí

ya no hubo más dolor

ni más dudas ni temor;

cuando estuve junto a ti

todo fue tan diferente,

nació en mí una sensación

imposible aun hoy de describir.


Cuando escuché,

pegadas a tu voz,

esas tres palabras

que en mí incitaron al amor,

supe de inmediato que mi corazón

a mí ya no me pertenecía,

que ahora sólo para ti sería

y gustoso decidí

entregarlo sin reservas...


Cuando vi en tus ojos mi reflejo

y sentí en mis manos tu cabello...

fue que entonces comprendí,

que no hay nada más profundo

ni más bello, puro y sincero

que el amor que sentimos tú y yo...

Entendí que con todo tu cariño

de mi cuerpo habías borrado

cada uno de mis miedos,

que con tus besos y caricias

mi vida ya has cambiado...


Pues cuando tú llegaste,

a mi alma sanaste

con este nuevo sentimiento,

éste, que me devuelve las fuerzas

que en mí creía perdidas,

que me da las esperanzas

para seguir adelante...

Hoy gracias a ti,

soy el más feliz

y no sé tú, Cariño,

pero yo he decidido

estar a tu lado para siempre

y toda mi vida amarte...


“Acompáñame en el viaje

que vivir sin ti yo ya no sé.”



© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Escritos, poemas y versos.
No. de registro: 03-2011-020810375700-01
Todos los derechos reservados.

0 comentarios: