miércoles, 20 de junio de 2012

Yo no soy aquel.


Tantas veces se me ha dicho que no encajo en este mundo,
que no existe el engranaje donde pueda yo embonar.
Pues yo escucho el silencio y observo el vacío.
No me postro ante la gente. No esclavizo al más débil.
No predico que es mejor ser bello que llevar inteligencia.
Avanzo por un camino que no va en línea recta
alzando hoy la voz contra el injusto.
Yo no vendo mi alma al mejor postor,
ni me encierro en mí mismo.
Cuando ya no hay salvación
no adoro a un falso Dios.
No me miro en los otros ni busco la aprobación
de aquellos que se hacen llamar "cultos".
La noche es mi compañera, la luna mi amante.
No abro oídos a las voces que a las masas idiotizan,
que buscan la sumisión de sus espíritus.
No sucumbo a las modas.
No voy de puerta en puerta buscando adeptos.
No pido que se me siga, no necesito de nadie más,
solo de mis propias fuerzas.
No vivo en el corazón de miles,
pero sí en el corazón de los mejores.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1206191831136

jueves, 24 de mayo de 2012

Encuentro.



Aún no ha salido el sol,
remembranzas de tu amor
brotan a punta de mi interior.

Y mis ojos ya te buscan,
mis sentidos te reclaman...
Se enredan entre la higuera
los recuerdos que hoy se niegan
a doblegar su legado.

Con mis ansias te recorro,
de principio a fin,
cual río que no deja
ninguna parte seca...

Con la humedad de mis ganas,
sobre tu cuerpo voy trazando
el relieve que descubre
el horizonte en tus sentidos.

Y estas manos impacientes
van bajando por tu pelo,
por tu cara y tu pecho.

Me detengo en tus senos
y los muerdo y acaricio
y los rozo con cariño:
con mis labios bebo de ellos
el elixir de la vida...

Te tomo de la cintura,
aleando nuestros cuerpos
y mis labios a los tuyos,
en un largo y dulce beso.

Te recuesto en la cama:
la mirada se me pierde 
en tus ojos de amapola,
y mi tacto hace escala
en tu vientre de algodón.

Mis manos que finalmente
han llegado hasta la puerta
que separa a tu carne 
de lo etéreo y tu alma.

Vas sintiendo en tus entrañas
esa inmensa excitación
y me pides no detenga
nuestros cuerpos impacientes.

Hoy de tu inocencia
ha surgido una mujer...


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1205191670004

domingo, 13 de mayo de 2012

En una tarde de abril.


En una tarde de abril,
no recuerdo bien el día
y el año, vagamente.

Los rumores van golpeando 
lentamente mis memorias.
Y yo solo atino a recordar 
que era uno de esos días
en el que el pequeño lago
me llamaba a sus espejos.

Uno como tantos días,
donde yo andaba sin andar,
caminando sin sentido...

Tantas veces me miré 
en sus aguas, sus corrientes...
mas al hacerlo en esta ocasión,
en sus profundidades,
solo vislumbré a un extraño
ya sin vida en sus ojos,
de mirada perdida,
de sentidos extraviados
sobre un cuerpo cansado,
y un cabello marchito.

“Pronto estaré en edad
de jubilarme de esta vida”
—comprendí.

Miro a mis espaldas
el correr de los años pasados,
el reflejo de todo aquello
que no logré concluir.
Todas las personas
que en mis memorias
han sido enterradas
y en sus profundidades:
mueren.

¡Asesino! A esto he llegado:
he perdido sus recuerdos,
he matado todos mis sueños...

Y aun cuando ya no me reconocía,
no pregunté de quién
se trataba, pues la respuesta,
a sabiendas, conocía.

© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1205101614630

miércoles, 11 de abril de 2012

Aglomeran en tu figura maravillas...



Aglomeran en tu figura maravillas.
Las auroras lejanas
irrumpen a través de tu mirada.
Vagan errantes,
perdidos en el rumor de tu presencia,
los destellos de un olvido.
Ante el garbo expresado por tus curvas,
necias de mostrar tu grado de mujer,
vuelan sobre tu alma pájaros de fuego.
Y a la sombra de tu ausencia
se marchitan pétalos de noche.
Palidecen los trazos que. en vano, intentan
representar el atlas de tu cuerpo:
ante tal grandeza, nada es suficiente...


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1204071439199

sábado, 10 de marzo de 2012

Nuestra “eternidad”.



Hemos perdido la eternidad.
¡Qué rápido se nos pasó!
Nuestro querer en el aire se disolvió,
sus corolas marchitaron
como una triste flor en medio del pantano.

Entre mis manos se apagan las estrellas,
en ellas se escapa el aire.
Ya hace tanto tiempo
que tus ojos esquivaron a los míos.
Que tus besos son negados.
Tu mano ya no embona en la mía.

Eras tan presente en mis latidos,
te sentía tan cerca, como la abeja a la flor.
Creí que así como cada día sale el sol,
que así siempre estarías...
¡Qué nunca te irías!
Y hoy herido, cual animal salvaje,
cae ante mis pies tu recuerdo.


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1202251194357

miércoles, 22 de febrero de 2012

Soledad.



Duele estar en la lobreguez de su amarga soledad
buscando y rebuscando entre las paredes de su cuarto;
mas ella ya no está ahí, no, ya no, ella ha marchado
al horizonte con el eco de la promesa de un futuro mejor.

Ahora solo le queda -tristemente, lo admite-, añorar
lo que alguna vez quiso fuera para sí,
pero que terminó solo como una ilusión más.

Y allí solo queda el vacío de su ser: en su almohada
el perfume de su cabello, 
en el colchón el relieve de su cuerpo... 

¡Qué si la tuvo y no le tuvo, si fue suya o no!
Cambió su cabello, su manera de vestir...

Esta noche ante él descansa un viejo camino,
que tantas veces ha cruzado en su pasado.
Lo andará, caminará por las calles, avenidas y bulevares...
¡Qué importa si son sin salidas!
En su vida ya no hay un sentido. 

¿Qué esperas, Muerte?

Ve a por él. ¡Llévale!
Ya se han apagado sus ganas de avanzar,
ha perdido sus colmillos,
ahora solo es un lobo 
que no puede más luchar...


© Marco A. Ramírez A.
De mi obra: Cuando habla el corazón
No. de registro: 03-2015-052510340800-14
Todos los derechos reservados.
Safe Creative #1202201115654